El sábado 24 de febrero, el grupo quiso, como es tradición, celebrar el XLXI aniversario del nacimiento de Baden-Powell conociendo una localidad cultural e histórica. Y qué mejor sitio que Salamanca, que visitamos en 1999 y que muchos niños del Grupo aún no conocían.  Para ello, contamos con la inestimable colaboración de dos scouters que estudian en Salamanca, como Irene Sierra y Miguel Valenzuela, que han organizado junto con el resto del kraal una jornada inolvidable.

Salimos a las 7:30 desde Cáceres y tras un viaje cantando llegamos a Salamanca con los primeros rayos de sol. Nuestra primera etapa fue la Casa de la Iglesia (antiguo Seminario de Calatrava), que nos abrió sus puertas generosamente para que los niños y jóvenes de Sant Yago pudiesen ir al aseo y reponer fuerzas tras el viaje. El acto comunitario de bienvenida, en la escalinata del Palacio de Anaya, sede de la Facultad de Filosofía y Letras, tuvo un invitado de excepción: Ricardo Gómez, secretario general de Scouts-MSC, que dio la bienvenida al grupo a su ciudad natal. La coordinadora de Grupo, Yolanda Cebrián, impuso a Ricardo la pañoleta del Grupo. Tras el canto del himno, comenzó una visita guiada por edades a la Catedral de Salamanca, joya de la ciudad, en la que el grupo tuvo tiempo suficiente para conocer detalles de la misma y visitar los tesoros de arte escondidos en ella: retablo de la Catedral vieja, capillas de santa Bárbara y de san Martín, claustro,…

Más tarde comenzó un juego de ciudad basado en los antiguos grados de la Universidad de Salamanca con el que, por equipos, los niños recorrieron los lugares más importantes de la ciudad resolviendo pruebas y enigmas: Huerto de Calisto y Melibea, Patio de las Escuelas Menores, Plaza Mayor…

Tras la comida, en el Puente Romano, protagonista mudo de uno de los episodios más célebres de la novela Lazarillo de Tormes, varios socios realizaron su Promesa en un día tan señalado: Jorge y Curro (castores);  Daniel (Ciempiés), Lorena (Ardilla) y Paquito (Hurón) realizaron su promesa de lobato; Ana Martín y Lucía Muriel, su Promesa Scout: Un total de siete nuevos socios que pasan a formar parte de la Hermandad Scout mundial y a quienes el Grupo acogió en su seno. También hubo reconocimientos a los socios que cumplían cinco, diez, veinte y veinticuatro años en Sant Yago, además de progresiones y especialidades.

Para finalizar la ceremonia, el Grupo entregó los Premios BP 2017, “por su espíritu, colaboración y gran participación en las actividades organizadas durante 2017” a los socios: Alonso Herrera (Mapache), Paloma Acedo y Esmeralda Rubio. Los premios BP son los únicos que se otorgan a lo largo del año y suponen un reconocimiento el ejemplo en cada una de las ramas.

El regreso se realizó cantando y jugando hasta el final en el autobús de Autocares Royo y felices de haber vivido una nueva experiencia para todos.